6 de diciembre de 2007

 
 

ESTADO DE MÉXICO

             
mm
 

EL TEATRO PRINCIPAL DE TOLUCA, ICONO DE UNA ÉPOCA: MARGARITA GARCÍA LUNA

    --
     
 
 
       
  x x

 

 

Toluca, México.- Tuvo su esplendor entre 1851 a 1860, entonces vivió bailes, funciones teatrales y fue el icono de la Toluca del siglo XIX, se trataba del Teatro Principal, construido por instrucción de José María González Arratia, el 16 de septiembre de 1851.

Así lo comentó Margarita García Luna, en el Centro Regional de Cultura de Toluca, que llevó a cabo una Jornada de identidad municipal, la cual reunió un video de la evolución de la ciudad capital, una exposición de fotografías antiguas de calles y casas y la conferencia magistral a cargo de la cronista de Toluca.

García Luna explicó a los asistentes que el Teatro Principal se encontraba localizado en la esquina del callejón de Terán, Frente al Portal Madero, poseía balcones de palcos, plateas y galerías talladas en alto relieve guirnaldas y angelillos.

Para octubre de 1864, el teatro sufrió su primera remodelación para presentar obras de teatro como la de Don Joaquín Amat, pero en la primavera de 1883, el Teatro Principal fue vendido a Eudoxia Díaz de Rosenzweig, quien lo adquirió en 32 mil pesos y tras su venta, la nueva dueña lo decoró aboliendo los bastidores y agregó un vestíbulo que se conservó hasta finales del siglo XIX.

Durante esta época, el Teatro Principal fue la única diversión de los toluqueños, no era continua la presentación de espectáculos pues sólo de cuando en cuando venían compañías de drama o zarzuela y excepcionalmente la ópera.

Las principales familias tenían un derecho de apartado sobre las 17 plateas, 21 palcos primeros y 3 de los llamados intercolumpios pues el cuarto estaba destinado al regidor del H. Ayuntamiento. El teatro era iluminado mediante grandes lámparas de petróleo que se suspendían de ganchos sujetos a la parte de madera. En el vestíbulo, se podía admirar los retratos al óleo de Ángela Peralta, José Gorostiza, Calderón de la Barca y Lope de Vega, entre otros

En este teatro también se presentó el cinematógrafo Lumiére y del 17 al 20 de marzo de 1898 se dieron funciones diarias de cine mudo, preámbulo quizá del destino del teatro.

A partir de 1924, el Teatro Principal se convirtió en sala de proyecciones de cine de  películas de la época, tales como “El fantasma de la ópera”, “El jorobado de Nuestra Señora” y “La dama de las Camelias”. El cine sonoro vino después y en 1931, El Principal exhibió “Santa”.

La vida activa del Teatro Principal concluyó sus días en 1952, cuando la empresa, que era ya la Operadora de Teatros, decidió cambiarle el nombre por “Cine Rex” luego de haberlo remodelado. Ante esto, la sociedad de Toluca mostró su descontento ya que con la desaparición del Teatro Principal, también desapareció una época y un estilo de diversión. Hace unos años, el Teatro Principal de Toluca fue demolido y en su lugar se encuentra un estacionamiento.

Finalmente, Margarita García Luna dijo:”La destrucción de este monumento nos hace reflexionar sobre la necesidad y el compromiso que tenemos como toluqueños de proteger y preservar nuestro patrimonio cultural”, concluyó.

 

 

 

 

           

 

x